Categorías
Columna En Vivo

A TIRO DE PIEDRA: La Criminalidad en la pandemia.

“La historia del poder político es la historia de la delincuencia internacional y del asesinato en masa”. – Karl Popper

Julián Santiesteban

La semana anterior, dos escándalos surgidos en México dejaron en evidencia que los criminales han aprovechado la pandemia para hacer negocios: primero, con la venta fraudulenta de pruebas de negatividad de Covid-19 y, segundo, con el descubrimiento de cinco mil vacunas contra ese mal que pretendían trasladarse en una avioneta privada hacia Honduras. En ambos casos, destaca un elemento común: la complicidad o “tolerancia” de las autoridades para permitir esas situaciones o, de plano, la incompetencia para impedirlas.

Primero, el escándalo detonó en Argentina, en donde un grupo inicial de 44 estudiantes (que subiría en cuestión de horas a 74) llegó a ese país infectados de Covid19, por lo que los padres de los menores, que llegaron a Caribe mexicano a vacacionar, denunciaron que les fueron vendidas pruebas de negatividad falsas, a un precio promedio de 500 pesos, que de nada les sirvieron, pues al aplicarles un nuevo reactivo en su lugar de llegada, la infección surgió y ahora están en cuarentena obligada. El discurso “facilón” de las autoridades quintanarroenses fue negar responsabilidad, incluso culparon a los visitantes por acudir a lugares “no certificados”, pero cuando el problema se hizo más grave, el ilegal proceder de algunos laboratorios en Quintana Roo fue ya inocultable, ante lo cual las autoridades realizaron operativos de verificación, asegurando que los 150 lugares certificados para aplicar las pruebas operan correctamente…a excepción de uno, que fue el “chivo expiatorio”, y que ni siquiera fue clausurado, sino sólo “suspendido temporalmente.”

 El asunto de fondo, es que la autoridad de Salud local, la Cofepris, vaya ¡hasta la Sefiplan! Que deben revisar que los laboratorios operen adecuadamente y con licencias, fueron, por decir lo menos, displicentes. La Guardia Nacional ya había alertado de personas en las inmediaciones del aeropuerto de Cancún vendiendo pruebas falsas, de otras tantas por la avenida Yaxchilán. La Coparmex (aunque luego intentó matizar su revelación), dijo en conferencia de prensa que ya habían detectado a unas 650 personas que se dedican a este ilegal negocio, pero que estimaban que la cifra pudiera alcanzar las seis mil personas operando. Y, de nuevo, la administración estatal, en “gira mediática” salió a insistir en que el 99 por ciento de las pruebas aplicadas son auténticas, pero el daño está hecho. De nuevo, Quintana Roo ha sido evidenciada por tierra fértil para la operación de criminales. ¿Cuántos operan con la “anuencia”? ¿Quién se beneficia, además de ellos, de esa impunidad? ¿A cuántos países más, estarán llegando turistas infectados en el Caribe mexicano? Mientras haya movilidad y pandemia, la infección es probable. Lo que debiera ser intolerable, es la actitud asumida por la autoridad.

En otro tema, el miércoles 17 de marzo, el personal de Aduanas incautó en el aeropuerto de Campeche, en un vuelo de avioneta privada que llegó y estaba por regresar a Honduras, un cargamento de poco más de mil frascos de lo que se suponía era la vacuna rusa Sputnik V, que hacían en lo individual, 5 mil 775 dosis. La primera versión fue que, considerando que es el ejército mexicano y los gobiernos estatales los que reciben los antígenos, alguno de ellos lo hubiera robado. Sin embargo, fue el Fondo Ruso de Inversión Directa –responsable de las exportaciones de dicha vacuna- el que dio a conocer que se trataba de una falsificación, pues incluso los envases presentaban faltas ortográficas en los envases.

La cuestión es la misma, las redes criminales operando. ¿Cuántos cargamentos habrían ya enviado a Honduras desde Campeche? ¿Desde dónde más están enviando y cuántos afectados –y beneficiados- habrá por ese negocio? ¿Habrá falsificaciones de otras vacunas? ¿Y la vinculación de mexicanos con bandas internacionales? Lo dicho, la criminalidad a todo lo que da… y desde la autoridad, la negación; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Pd. El gobernador del estado de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, dijo que quien busca una prueba falsa, también comete un delito… tiene razón; pero como reza el dicho popular: “Problema de muchos…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *